La televisión analógica ha utilizado para su emisión desde principios del segundo cuarto del pasado siglo XX, parte de la banda de frecuencias de VHF (47 a 230 MHz) y parte de la banda de UHF (470 a 862 MHz). La llegada de las tecnologías digitales, así como de nuevos sistemas de compresión de información, permitió reducir el número de frecuencias necesarias para la transmisión de la televisión, de modo que en el espectro necesario para transmitir un programa de televisión analógica, se pueden transmitir hasta 6 programas de televisión con tecnología digital con calidad equivalente. La migración de la televisión analógica a la digital supuso una gestión más eficiente del espectro radioeléctrico, que es un bien valioso y escaso, y permitió obtener un dividendo en forma de nuevas frecuencias disponibles, que se conoce como Dividendo Digital. Estas frecuencias disponibles pueden ser utilizadas para diversos fines, por ejemplo, nuevos programas de televisión de ámbito regional o nacional, televisión de alta definición o la prestación de servicios de banda ancha móvil.

1102

Para que los ciudadanos puedan disfrutar del dividendo digital en forma de nuevos servicios de banda ancha móvil de cuarta generación (4G), es necesario disponer de un conjunto de frecuencias contiguo. En Europa se ha determinado que este conjunto de frecuencias será la banda de 800 MHz (790-862 MHz). En España, en la actualidad, las frecuencias disponibles por el dividendo están esparcidas, y la banda de frecuencias de 800 MHz está ocupada, en parte, por algunos canales de la TDT (canales 61 al 69 de UHF). La liberación del Dividendo Digital es el proceso de reordenación de frecuencias necesario para que la banda 800 MHz quede disponible en toda Europa. Una vez liberadas las frecuencias, los ciudadanos podrán aprovechar los beneficios del Dividendo Digital. En la figura 1 se puede apreciar la evolución de las atribuciones de espectro en la banda de televisión, antes de la migración a la televisión digital, después de la migración, y el resultado tras la liberación del Dividendo Digital.

La banda de 800 MHz tiene un gran potencial para el suministro de servicios en movilidad, ya que tiene mejores propiedades de propagación y penetración en el interior de edificios que las bandas con frecuencias más altas, utilizadas en la actualidad para 3G y 4G, lo que se traduce en un servicio de banda ancha más barato y de mejor calidad para los ciudadanos.

La universalidad de la banda ancha sólo puede conseguirse de manera económicamente viable usando tecnologías inalámbricas. La banda 800 MHz representa una oportunidad única para proporcionar servicios de banda ancha en zonas rurales, disminuyendo con ello la brecha digital. Asimismo, la banda de 800 MHz es imprescindible para estimular el despliegue de los servicios móviles de cuarta generación, y la creación de nuevas oportunidades para la innovación en sectores orientados a los servicios como la salud, educación, y el gobierno electrónico. Además la disponibilidad de la banda de 800 MHz incrementará la competencia entre los prestadores de servicios de banda ancha, lo que se traducirá en una mayor eficiencia de los mercados y precios más bajos para los usuarios.

Todos estos factores han llevado a alcanzar un consenso general a nivel mundial, para disponer de manera urgente de espectro radioeléctrico adicional para banda ancha móvil. La Oficina de Radiocomunicaciones de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), la agencia especializada en telecomunicaciones de las Naciones Unidas, estimó en 2007 unas necesidades para banda ancha móvil de entre 1.280 MHz y 1720 MHz adicionales para 2020, especialmente en bandas de frecuencias por debajo de 1 GHz, para reducir la brecha digital en zonas rurales y satisfacer la creciente demanda de banda ancha. Sin embargo el incremento exponencial del tráfico ha hecho que estas previsiones se hayan quedado cortas, y la UIT está realizando un nuevo estudio para re-evaluar las necesidades de espectro.

En Europa la Comisión Europea acordó el uso armonizado de la banda de 800 MHz, lo que permitirá que disfrutemos de móviles más económicos y que nuestro terminal pueda conectarse con tecnología 4G en la banda 800 MHz en toda Europa. El despliegue de instalaciones LTE en la banda 800 MHz por los operadores, será también más económico, lo que posiblemente redundará en costes más bajos del servicio para los usuarios. El motivo es que el precio de fabricación de los componentes necesarios para transmitir y recibir en la banda 800 MHz, se reduce cuantos más componentes se fabriquen. Como todos los europeos utilizaremos la misma banda se reducirá el precio de los componentes.

Desde el punto de vista regulatorio, la Conferencia Regional de Radiocomunicaciones de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), aprobó el Plan de Ginebra en junio de 2006, acordando el uso de toda la banda UHF 470-862 MHz (canales radioeléctricos 21 a 69) para los servicios de radiodifusión en la región 1 -esta región incluye Europa-. Sin embargo, con posterioridad, ante el crecimiento de la demanda de banda ancha, la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones de 2007 aprobó, para la región 1, la atribución de la sub-banda de frecuencias 790-862 MHz, al servicio de comunicaciones móviles con carácter co-primario con los servicios de radiodifusión.

En el ámbito europeo, la Comisión Europea publicó en 2010 la Decisión 2010/267/UE, mediante la cual armonizaba las frecuencias del dividendo digital para su utilización por servicios de banda ancha móvil, para aprovechar mejor los beneficios de la banda ancha inalámbrica. Posteriormente, en 2012, la Decisión 243/2012/UE, establecía que los Estados Miembros, deben garantizar la disponibilidad del Dividendo Digital para servicios de banda ancha móvil antes del 1 de Enero de 2013, permitiéndose aplazamientos en casos excepcionales. España, solicitó dicho aplazamiento, que fue concedido por la Comisión Europea.

En España la regulación y planificación radioeléctrica de los múltiples digitales tras el cese de emisiones de televisión terrestre con tecnología analógica fue regulado en el Real Decreto 944/2005, de 29 de julio, y modificado posteriormente por el Real Decreto 365/2010, el Real Decreto 169/2011 y la Ley 2/2011 de Economía sostenible, para tener en cuenta las decisiones regulatorias que los organismos internaciones especializados en telecomunicaciones y las instituciones comunitarias adoptaron, para que la banda de 800 MHz, pueda ser utilizada por servicios de banda ancha móvil.

Mediante la promulgación del Real Decreto por el que se aprueba el Plan técnico nacional de la televisión digital terrestre y se regulan determinados aspectos para la liberación del dividendo digital se establece un nuevo escenario para la reordenación del espectro y del proceso de liberación del dividendo digital que sustituye al previsto en el Real Decreto 365/2010, 26 de marzo, por el que se regula la asignación de los múltiples digitales de la televisión digital terrestre tras el cese de las emisiones de televisión terrestre con tecnología analógica.

Las acciones necesarias para ejecutar las actuaciones previstas en el citado real decreto, y asegurar el cumplimiento de las previsiones incluidas en el mismo, se recogen en el Plan de Actuaciones para la Liberación del Dividendo Digital.

¿Cómo estar preparado para la liberación del Dividendo Digital?

La liberación del dividendo digital es el proceso que consiste en la reordenación de algunos canales de la TDT, para cumplir con el mandato de la Comisión Europea de liberar las frecuencias radioeléctricas de la banda de 800 MHz, con el fin de que pueda ser utilizada por tecnologías móviles LTE/4G. La liberación es un proceso de ámbito europeo, obligatorio para todos los Estados Miembros, por ejemplo, tanto Francia como Portugal han realizado ya este proceso y ofrecen servicios de telefonía móvil 4G en dicha banda. Los canales afectados se reordenarán a frecuencias por debajo de la banda de 800MHz y algunos ciudadanos tendrán que actuar sobre las instalaciones de recepción de televisión en sus hogares para continuar recibiendo la programación

A diferencia de lo que ocurrió durante el proceso de transición de la televisión analógica a la digital en el año 2010, que implicaba un cambio de tecnología, en este caso, para continuar recibiendo la programación de televisión no es necesario cambiar de televisor ni añadir decodificadores externos, y tampoco es necesario cambiar la antena.

Sin embargo, durante la liberación del Dividendo Digital, los centros emisores cambiarán la frecuencia de emisión de algunos canales, por lo que los usuarios tendrán que resintonizar su televisor, en el momento en el que se anuncie para poder seguir viendo la programación. Las comunidades de propietarios que tienen antena colectiva, además, deberán ponerse en contacto con un instalador de telecomunicaciones registrado, para que realice las adaptaciones necesarias en las instalaciones del edificio que amplifican la recepción de los canales cambiados, y posteriormente resintonizar. Los usuarios con acceso a los canales a través del servicio de SAT – TDT, no se verán afectados por este proceso en ningún caso.

La liberación del Dividendo Digital ya ha comenzado con emisiones simultáneas (simulcast) en diversas zonas del territorio nacional. El simulcast es la emisión simultánea de un canal de televisión, en dos frecuencias distintas, la habitual hasta el momento y una nueva frecuencia. La finalidad del simulcast es garantizar que el ciudadano tenga tiempo de adaptarse al nuevo canal, y disfrute de la televisión digital sin interrupciones durante el proceso de liberación del dividendo digital. Comenzado el periodo de simulcast en su ciudad, si usted resintoniza su televisor le aparecerá el mismo programa repetido dos veces, una vez terminado el simulcast, el canal de televisión se emitirá sólo en la frecuencia definitiva. El ciudadano puede ponerse en contacto con su Ayuntamiento o bien utilizar los servicios de información que se han puesto a su disposición para conocer el inicio de este proceso en su ciudad: el Servicio de atención al usuario: 901 201 004/954 307 796 y en esta Web.

¿Qué hacer si mi vivienda es unifamiliar? 

En general, en las viviendas unifamiliares (chalets, viviendas rurales o casas individuales que no tengan instalación comunitaria), tan sólo tendrán que resintonizar su receptor de televisión o su decodificador.

¿Qué hacer si vivo en un edificio comunitario? 

En el caso de comunidades de propietarios, las actuaciones a realizar dependerán del tipo de instalación de recepción de televisión existente en el edificio, por lo que cada comunidad deberá contactar con un instalador de telecomunicaciones inscrito en el registro del Ministerio de Industria, Energía y Turismo para que evalúe el tipo de actuación que es necesario realizar. Si su sistema es:

  • Centralita programable: Tendrá que reprogramar la centralita para el rango de canales afectados por la migración.
  • Amplificador monocanal: Tendrá que sustituir los amplificadores de los canales afectados por la liberación del Dividendo Digital.
  • Amplificador de banda ancha: no tendrá que realizar ninguna adaptación, solo será necesaria la resintonización de los canales.

En los casos en los que sea necesaria una adaptación, una vez realizada, los propietarios de las viviendas podrán resintonizar sus receptores de televisión

¿Cómo puedo resintonizar mi receptor de televisión o decodificador? 

Algunos equipos receptores de TDT realizan una resintonización automática de nuevos canales que le permitirá seguir viendo todos los canales que veía con anterioridad sin necesidad de realizar una resintonización manual.

No obstante, puede que en algunos casos no encuentre algunos de los canales que sintonizaba anteriormente y dependiendo del equipo receptor necesite hacer una búsqueda manual de canales o localizarlos al final de la lista de todos los canales sintonizados.

El procedimiento para buscar canales puede variar según el modelo de su receptor. Consulte el manual de instrucciones de su equipo receptor o pulse la tecla MENÚ del mando a distancia. Si su receptor dispone de la opción de búsqueda de nuevos canales, le sugerimos que la utilice preferentemente, en lugar de realizar una búsqueda completa de todos los canales disponibles. De esta forma, evitará que se cambie la ordenación de canales establecida previamente.

Si ha perdido el orden que tenía configurado, es recomendable utilizar las listas de favoritos u otras opciones similares para mantener sus preferencias. Consulte el manual de usuario de su equipo.

Puede encontrar algunas indicaciones prácticas más detalladas en la siguiente Guía orientativa:

http://www.televisiondigital.es/DividendoDigital/Documents/guiaconexionsintonizacionTDT.pdf